El incidente OVNI de Colares en el Amazonas

El incidente ocurrió en una zona remota de Brasil, llamada Colares, que es uno de los casos de ufología que involucra muchos factores y elementos, lo que la hace única. Desde avistamientos OVNI, hasta contacto con algunos de sus tripulantes y el silencio con asesinato de el principal testigo.

El caso Colares

La isla Colares está ubicada en la desembocadura del río Amazonas en el estado brasileño de Pará, conocido como el "Delta del Amazonas". Allí, las cosas se pusieron muy feas en 1977. Da la casualidad que los vecinos empezaron a denunciar una gran cantidad de tipos de ovnis, luces esféricas, cilindros, platillos... Sin embargo, las cosas no se detuvieron ahí. En muchos casos, los lugareños aterrorizados informaron que había objetos luminosos por todas partes, arrojándoles un rayo luminoso que, según testigos, les hizo sentir que les chupaban la sangre. Decían que eran seguidos continuamente por estas luces, no les dejaban tranquilos ni en casa ni en la iglesia del pueblo.

personas atacadas por aliens

Una de las personas que vivió esta tragedia fue Wellaide Cecim Carvalho, una joven médico brasileña que se dedicó a atender a muchos pacientes con quemaduras de cuello o tórax, principalmente quemaduras de cuello. La Dra. Wellaide recordó que había atendido a 35 y 40 pacientes. Según ella, el paciente se sentía tan débil que le costaba caminar. El paciente desarrolló quemaduras necrotizantes solo unos minutos después de ser atacado por un OVNI, y la necrosis en quemaduras normales ocurrió aproximadamente 96 horas después de la quemadura. Además de las quemaduras, la víctima también tenía pequeños agujeros en la zona quemada.

Wellaide también encontró un objeto de metal troncocónico, que pasó por el centro del pueblo a muy baja altura alrededor de las 5 de la tarde de un día. La Dra. Willard también recordó que en el interior de la aeronave se podía ver un pequeño ser con una altura de 1,2 a 1,3 metros.

Intervención del gobierno brasileño

militares fotografían ovnis

Lo que sucedió después fue que bajo la presión de la grave situación vivida por Colares, la Fuerza Aérea se vio obligada a enviar un equipo de militares para investigar lo sucedido en Colares y sus alrededores durante las actividades de la "Operación Platón". Sin embargo, 90 días después de que la tragedia alcanzara su punto máximo, el ejército llegó aquí cuando Colares había sido abandonado por casi todos los asustados residentes.

Desde un punto de vista oficial, en mayo de 2004, varios generales de alto rango de la Fuerza Aérea Brasileña sostuvieron una reunión con varios expertos brasileños en ufología encabezados por Ademar Gevaerd. Los militares entregaron algunos documentos recopilados durante la "Operación Platón" para su eliminación y análisis. Según los documentos publicados, en 1977, los militares tomaron fotografías de los ovnis, entrevistaron a testigos, establecieron contacto cercano y lograron sacar fotos de los objetos y sus trayectorias.

Uno de los testigos argumenta: “Siempre les decíamos: no les disparen, no les disparen. Una vez, una fuerte luz había sido apuntada a un carpintero. El hombre tenía unos 50 o 60 años. Tomó su rifle y le disparó al platillo volador. La luz lo rodeó, y el cayó al suelo, casi paralizado. Durante 15 días el carpintero apenas se pudo mover. Podía hablar y escuchar pero le resultaba difícil moverse”.

avistamiento ovni en brasil

Según Gevaerd, la última declaración del coronel es que él y un compañero tuvieron un breve contacto con un miembro de la tripulación OVNI. Según él, la tripulación salió del OVNI, se paró frente a los dos soldados, los miró en silencio y luego regresó a su aeronave. Hollanda (periodista) mencionó que cuando emitió un informe militar sobre contacto con humanoides, la Fuerza Aérea Brasileña dio por terminada inmediatamente la Operación Platón y retuvo los documentos de la operación (los incidentes denunciados por Hollanda aparentemente no aparecieron en 2004 en el expediente publicado). Tiempo después de hacer estas polémicas declaraciones, Hollanda fue encontrado ahorcado en la habitación de su casa en Cabo Frío.

extraterrestres humanoides

Evidentemente, esta declaración de Hollanda desembocó en una campaña de desacreditación. De hecho, la propia Dra. Wellaide informó que estaba bajo presión de los militares, “Fui obligada por la Fuerza Aérea Brasileña a convencer a los lugareños de que las luces que los atacaban eran alucinaciones colectivas y que lo que ellos habían visto no había ocurrido nunca, relata Wellaide.

Conclusiones

El caso de Isla Colares parece representar un golpe a las hipótesis de la "psicología social", que generalmente tienden a descartar historias de ovnis demasiado inusuales y les otorgan una contaminación mediática de antemano que, según ellos, transformará estas historias e hechos reales. Pero es difícil la contaminación mediática en 1977 y principalmente en una población aislada del mundo occidental, además que la cantidad de evidencias de daño fisiológico asociado a los testimonios apoyaría los reportes de avistamientos OVNI en la misma zona y en el mismo periodo de tiempo. Si agregamos las preocupaciones militares o gubernamentales para investigar y ocultar los hechos, entonces tenemos un caso impactante que incluye evidencia física y múltiples testigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continua navegando acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Más información