El Papa Juan XXIII tuvo un encuentro con un Extraterrestre

Dentro de las muchas historias que hay detrás de la vida del Juan XXIII, la más llamativa es la que está relacionada con un hecho insólito que parece ciencia ficción.

El relato contado por Loris Capovilla

El hombre que relata esta historia es una persona muy cercana al Papa, su asistente personal, el secretario papal Loris Capovilla. Según este hombre el Papa fue contactado por extraterrestres en la residencia vaticana de Castel Gandolfo, dos años antes de la muerte del Papa.

El señor Capovilla comenta que estaban andando a través del jardín una noche de julio de 1961, cuando de repente observan sobre sus cabezas unas naves, eran de forma oval con luces intermitentes azules y ámbar. La nave pareció sobrevolar sobre sus cabezas durante unos minutos y luego aterrizó en el césped en el lado sur del jardín.

el papa que se encontro con extraterrestres

Un extraño ser salió de la misma, parecía un humano, pero estaba rodeado de una luz dorada y sus orejas eran alargadas. El Papa y su asistente se arrodillaron. No sabían que veían pero sabían que no eran de este mundo, por tanto debería de ser un acontecimiento celestial. Rezaron y cuando levantaron sus cabezas el ser estaba aún ahí, con esto comprobaron que no era un visión, ambos lo veían.

El Santo Padre se levantó y caminó hacia este ser, ambos estuvieron hablando durante unos 20 minutos. Durante ese tiempo no llamaron al asistente así que Capovilla permaneció donde estaba, por tanto no pudo escuchar nada de lo que hablaron. Acto seguida el ser se dio la vuelta y caminó hacia su nave, esta se elevó y desapareció en la lejanía. El Papa regresó y le dijo: "los hijos de Dios están en todas partes, a veces tenemos dificultad en reconocer a nuestros propios hermanos".

un papa contacto con extraterrestres

El asistente comenta que nunca más volvió hablar con el Papa sobre esta experiencia, después de que el extraterrestre desapareciese, los dos siguieron caminando por el paseo como si nada hubiera pasado. Unos meses después de aquel encuentro el Papa y el asistente caminaban a través de ese mismo jardín y sus ojos miraban al cielo, esperaban el regreso de estos seres pero no volvió a ocurrir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continua navegando acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Más información