Un hombre español fue perseguido por un OVNI

Ocurrió el 20 de marzo de 1974, un día que se quedó en la memoria del sevillano Adrián Sánchez, quien relata la historia de como un objeto volador no identificado le seguía por la carretera.

El caso de Castillo de las Guardas

El hombre trabajó como comerciante en Andalucía y Extremadura. Se fue el lunes y volvió a casa el viernes por la noche. Esa semana, no quería viajar, debía de estar en Sevilla el día 21. Era su cumpleaños y también celebró el aniversario de con su esposa. Hay algunos pueblos en Sevilla (aunque son pequeños, son mineros y ganan mucho dinero) decidió visitarlos para ver si podía vender.

ovnis vistos por testigos

El hombre probó vender en distintos pueblos pero no daba buen resultado, unas personas le indicaron una carretera hacia Castillo de las Guardas. Cuando se encontraba en el kilómetro 5 una cosa enorme pasó por delante de su coche. El testigo dice lo siguiente:

"Nunca lo olvidaré. Estaba escuchando Radio Nacional de España, eran las once de la mañana y estaban dando la noticia de un accidente ferroviario en el norte… Justo en ese momento fue cuando ocurrió. Vi algo muy grande que me pasó por delante, descendiendo. Pude ver que aquello tenía un volumen muy grande, pero fui incapaz de saber qué era hasta el punto de que pensé que se trataba de un avión estrellado”.

Aunque no escuchó ninguna explosión, se sintió intranquilo y temeroso por todo lo que acababa de observar, optó por salir del auto y caminó unos metros, lo único que quería saber era qué sucedió.

“Subí una pequeña loma que estaba al lado de la carretera y vi una cosa allí. Era como una fábrica. Parecía un hangar. No estaba asustado pero empecé a mirar despacio y aquello no estaba apoyado en el suelo, estaba flotando. Era como un submarino nuclear. De color metalizado, como aluminio, y con unas dimensiones muy grandes. Estaba allí mirándolo cuando se abrió una especie de puerta del artefacto. No se escuchaba nada. Me empecé asustar. Aquello no tenía bisagras, ni patas, estaba flotando y de repente por la derecha de la vaguada surgieron tres cacharros más con forma de platos invertidos. Dos se metieron en aquel aparato y el tercero vino hacia mí”. afirma Adrián.

Algo sigue a Adrián

historias de ovnis en españa

Fueron momentos muy tensos y de un terror profundo para Adrián tras acercarse uno de los objetos decidió huir del lugar, subirse al coche y acelerar. Pero mientras aceleraba detrás de él un objeto con forma de "yo-yo" pero con una especie de puntas arriba y abajo, con unas dimensiones de 7 metros de ancho y 4 de alto, se lanzó sobre él.

“Corrí como un loco con el coche. Aquel aparato me seguía, se ponía a la derecha, a la izquierda, delante, atrás… Tenía tal pánico que lo único que quería era huir y poner tierra de por medio con esa cosa. Sentí impotencia. No tenía defensa alguna. No tenía posibilidad de escapar de aquello. Lo único que recuerdo de aquel momento es miedo e impotencia”.

Esta persecución estuvo durante 15 kilómetros, hasta que finalmente lleva a un cuartelillo de la Guardia Civil en el pueblo de Castillo de las Guardas. Llegó muy nervioso tanto que la gente del cuartelillo le tomaron enserio. Trataron de mirar fuera para ver si veían algo, pero no se vio nada. Luego le tomaron la declaración dentro, a Adrián le dio la sensación de que esta no era la primera vez que la Guardia Civil de la zona lidiaba con casos similares.

Conclusiones

En una entrevista a Adrián Sánchez, le acusaron de inventarse todo esto con el propósito de beneficiarse, a lo que respondió:

“¿Beneficiarme, dices?”, se preguntaba Adrián Sánchez. No sé cómo… Todo lo contrario. De haber sabido lo que ocurrió después, de haber sabido que la gente, mis propios amigos, se iban a burlar de mí, de haber sabido que vosotros, los periodistas, me íbais a molestar sin cesar, inventar y tergiversar mis palabras, me habría metido en la cama sin decir nada a nadie. Lo he repetido mil veces y ahora te lo digo a ti: el que quiera creerme que me crea”.

personas que vieron ovnis

Adrián Sánchez fue el protagonista de la investigación formal realizada en la Segunda Zona de Aviación de la Fuerza Aérea. En el Palacio del Gobernador de Sevilla, el Estado Mayor abrió el documento 740320 (desclasificado como materia reservada por el Comando Aéreo de Combate en septiembre de 1993), que incluso le llevó a ser interrogado nuevamente por el servicio secretos españoles y estadounidenses pocos días después del boom mediático. Así lo aseguraba él:

En mi casa se presentaron varios militares con las trinchas puestas –un oficial de aviación con dos soldados– para saber qué había ocurrido. Para saber más detalles. Vinieron varias veces y después, acudieron a casa dos personas, con acento extranjero, inglés creo recordar, preguntándome por todo lo que había ocurrido... Me dijeron que estaban muy interesados en saber qué había pasado. Querían saber cómo era el objeto. Si vi personas junto al objeto, si vi algún tipo de armamento, si el objeto llevaba algún tipo de símbolo o siglas…".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continua navegando acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Más información